dimarts, 31 de maig de 2011

Re-creació



El poeta Luis Ga. Montero comença un poema magnífic amb el vers "Aprendo a vivir con la vista cansada". Li he agafat en préstec aquest vers, per continuar-lo a la meva manera i expressar fins a quin punt l'aprenentatge és el meu aliment:

Aprendo a vivir con la vista cansada,
con las manchas en la piel,
con el paso roto de repente por un dolor.

Aprendo a vivir con mí misma, por fin.

Aprendo a distinguir mi voz
mezclada con la de los demás,
aprendo a que suene dulce, unas veces, y amarga
o triste, o alegre o arisca, otras veces.

Aprendo a quererme, justo ahora,
cuando más desdibujado está mi rostro.
Aprendo a no buscar aprobaciones,
a no esperar aplausos.

Aprendo de un pájaro anónimo,
de las sorpresas de la vida,
de los mensajes de la muerte.

Aprendo de ti y de ellos,
aprendo de todo.